Breve Historia de Sonora

Historia de SonoraSemblanza de hechos relevantes en la historia de la entidad.

Leer más...

 

Historia de Hermosillo

Historia de HermosilloDesde la fundación de la ciudad hasta el año 1900.

Leer más...

Clima para México

SÁBADO 28 DE FEBRERO DE 2015 Consulte el clima de México haciendo click en esta imagen
SIMBOLOGIA

Quien esta en linea

Tenemos 3 visitantes y ningun miembro en Línea

LE INVITA A CONOCER LA NUEVA SECCIÓN:
LA LIGA DE LOS INMORTALES DE LA MEXICANA DEL  PACIFICO
 

Viernes 28 de Febrero de 1947

 

CONTRA DE LA TUBERCULOSIS. El Comité Estatal de Lucha Contra la Tuberculosis cuyo comité ejecutivo lo integran los doctores Víctor Ocampo Alonso y Gastón S. Madrid, el Profr. Don Alberto Gutiérrez y el banquero y economista Don Justo B. Ornelas, a pesar del poco tiempo que tienen dichos señores de estar al frente del mismo, viene desarrollando una labor digna del mayor encomio. Como resultado de la venta del timbre antituberculoso que ha venido colocándose entre las fuerzas vivas de la ciudad, así como por otros donativos recibidos entre ellos uno de $10,000 pesos del Gobernador Rodríguez, ha sido posible construir, contiguo al Hospital San Vicente, un flamante dispensario antituberculoso que costará como $20,000 pesos, esperándose ser inaugurado antes de dos meses. Este dispensario será atendido por el Dr. Pablo Humberto Ontiveros y servirá para dar consulta gratuita al público. En este lugar serán atendidas todas aquellas personas que no necesiten pasar a camas del Hospital San Vicente.

PRESIDENTE DEL TRIBUNAL. El Magistrado y Licenciado Héctor Rivera Parada se hará cargo desde mañana y por el término de cuatro meses de la Presidencia del Supremo Tribunal de Justicia, de cuyo cargo le hará entrega el Lic. René Martínez de Castro.

URGE UNA REPARACIÓN. No pocas personas se han quejado de que el Ayuntamiento no mantiene en buen estado la pasada del ferrocarril frente al Molino La Fama, ocasionando ello que los automóviles y camiones den brincos innecesarios en dicho lugar.

CALLE MUY OSCURA. A pesar de que la Calle Del Carmen es una de las más transitadas por vehículos y peatones, es también una de las más oscuras; hacen falta por lo menos tres focos.

Hermosillo Oriente (1910) C. “del Carmen”

 

Hermosillo Oriente (2010)

 

DESPACHAN EN EL GOBIERNO. Hoy empezaron a despachar como Gobernador y Secretario de Gobierno interinos los señores Licenciados HoracioSobarzo y Gerardo Loustaunau, en virtud de la corta ausencia del titular el Gral.A.L. Rodríguez, quien salió para Guadalajara en avión hoy mismo a la toma de posesión del nuevo Gobernador de Jalisco Jesús González Gallo.

LA EPOPEYA DE SAHUARIPA  (Segunda Parte)

Del camino de Lampazos descendieron a galope tendido y sin ningún orden los nacionales de Chiapa y atacaron las avanzadas del noroeste. Fueron recibidos con fuego tan nutrido que cundió el desconcierto en sus filas, y volvieron rápidamente a reagruparse hasta ponerse fuera del alcance de los teintatreinta maderistas. Al volver de nuevo al ataque, lo hicieron con la cautela que les aconsejaba la dura experiencia adquirida. Y es de creerse que muchos de ellos habían continuado en retirada hasta Moctezuma, tanto porque la resistencia inicial de los defensores de la plaza que fue de tremendos resultados para los atacantes, cuanto porque muchos de ellos simpatizaban con la causa Maderista. El hecho es que el empuje de los sitiadores sufrió un sensible quebranto en su impetuosidad en el primer día de combate. Sin embargo, se luchó sin tregua todo el día; los federales más cautos por el castigo recibido, tomaron posiciones al abrigo de los árboles del río y del paredón y peñas del arroyo de los Muertos y bardas del cementerio viejo. La caballería se extendió por la Mesa de Gándara y El Taste, sin hostilizar sensiblemente a los defensores, dejando libre la loma del Turacachi y el Camino de Bacanora pensando quizás que ante la superioridad numérica de los gobiernistas, los revolucionarios optarían por evacuar la Plaza para incorporarse por ese lado a Tónichi con el Coronel Gandarilla; contarían con esa salida para aniquilarlos. El día 27, segundo de combate, un nuevo asalto general permitió a los sitiadores llegar  a las primeras casas y ya en posición de ellas, los zapadores federales empezaron a abrir brecha para facilitar el avance lento y mortal pero seguro. Los maderistas solo cedían ante la enorme superioridad numérica del enemigio, que muy caro pagaba cada palmo de terreno de que se hacía dueño. Mientras, de la altura de la iglesia los Talamantes mantenían a raya a la caballería tendida en la llanura, y diezmaban a la infantería federal que aún no peleaba al abrigo de las bardas y casas del lado oriente. La música infernal de la fusilería y las notas del clarín se mezclaban con los gritos de “Viva el Supremo Gobierno”, “Mueran los Pelones”, “Mueran los Latrofacciosos”, “Viva Madero”. Y en la danza macabra de la muerte, aquellos heroicos luchadores sembraban de cadáveres la pequeña población estremecida. Terminó el día con un saldo sangriento para los dos bandos. En la noche llegó de Tónichi para auxiliar a los sitiados Chalo García con un pequeño contingente y se posesionó de la Loma del Turacachi. Pero en su inextinguible sed de perorar, en lugar de enviar balas al enemigo espetaba arengas a la tropa. Su acción fue nula, pues al amanecer el tercer día de combate siguió con sus arengas chabacanas mientras Talamantes y su ya reducida tropa se batían como héroes. Ya a los federales sólo faltaba horadar las últimas casas que rodean la iglesia del lugar para concentrar todos sus fuegos sobre aquel último reducto defendido por Talamantes, sus hijos y una docena de hombres más. El camino de Bacanora yTónichi continuaba libre de gobiernistas, como invitando a aquellos bravos paladines a la honrosa retirada. Así  lo mandó proponer Belisario García con Adalberto Trujillo a Talamantes, haciéndole ver la inutilidad de prolongar la resistencia. Pero el heroico viejo no admitió la retirada y quedó solo con sus valientes compañeros. Trujillo y unos cuantos más se quedaron también a correr quizás la suerte de aquel loco sublime que adivinaba en su holocausto la consagración del ideal. Se inicia el tercer y último día de combate, en el que los federales lograron llegar por medio de los trabajos de zapa a las casas que enmarcan la plaza de armas, en cuyo lado poniente se levanta la Iglesia. Aspilleradas las casas, concentran sus fuegos sobre los recios muros. Desde el cimborrio de la torre el viejo Talamantes agota sus últimos cartuchos. La iglesia se descara materialmente con la formidable granizada de balas que mandan los asaltantes sobre ella. La respuesta de los defensores es débil y espaciada. Quemaban sus últimos cartuchos. Todavía en el confin repiqueteaba la música de los máuseres que acribillaban los sombreros que al extremo de largos carrizos levantaban hasta las ventanillas los pocos sobrevivientes, cuando éstos hacía mucho que sin parque y sin esperanza esperaban la muerte impasibles y serenos. Solo hasta muchas horas después se resolvieron los federales a entrar en la iglesia. Suponían que aún encontrarían resistencia en aquellos hombres que se habían batido uno contra diez. El pequeño grupo de héroes fue hecho prisionero. Comisiones fueron mandados para catear las casas y apresar a los que no habían caído en la Iglesia. No hallaron a nadie, pues el único que había quedado, Adalberto Trujillo, habiendo logrado escapar de la Iglesia al ver todo perdido se ocultó en la noria de su casa, a donde pudo llegar arriesgando a cada segundo la vida y saliendo la noche siguiente a incorporarse a  otros contingentes revolucionarios. Don Severiano Talamantes y sus hijos fueron sometidos a un Consejo de Guerra sumario y pasados por las armas el 29 de enero de 1911. Así fue epilogado el sitio de Sahuaripa, donde tuvo su bautismo de sangre la Revolución en Sonora. Fue de incalculables beneficios para la causa porque distrajo a 800 hombres para un solo objetivo, quedando descubierta una extensa área del Estado y dando tiempo al levantamiento de muchos valientes cuya enérgica y fulmínea campaña en poco tiempo dio al traste a la Dictadura en Sonora. Tres modestas cruces no como índices de recordación como deberían ser, sino como símbolos de piedad religiosa, marcan a la entrada del camino de Lampazos el lugar donde los Talamantes fueron inmolados; su humildad y modestia traen a la memoria la invocación de la Grecia Heroica: “Extranjero,  a Esparta que hemos muerto por obedecer sus Leyes”. Creemos que la gratitud de la Revolución debe a uno de sus más preclaros mártires siquiera una modesta columna conmemorativa en el sitio de su muerte.

Iglesia de Sahuaripa, Sonora, México

Leer Más…